Esta semana hablaremos de la extrema situación que se está viviendo en Sri Lanka, pediremos rendición de cuentas en Chechenia, denunciaremos las dificultades para pedir asilo en Turquía y nos dirigiremos a las autoridades estadounidenses para abolir la pena de muerte a las personas con enfermedad mental.

23 de abril de 2009
| Producción: URCM
| Duración: 00:06:50

Extrema situación en Sri Lanka

Empezamos en Sri Lanka, donde Amnistía Internacional pide al gobierno y a los Tigres de Liberación Tamil que declaren de inmediato una tregua humanitaria para que la población civil de alrededor de 100.000 personas que se calcula que se encuentran atrapadas en medio del conflicto puedan abandonar la zona en búsqueda de seguridad.

Tras el fin del alto el fuego oficial, Amnistía Internacional ha tenido constancia de la necesidad de ayuda humanitaria urgente, pues se reciben informes de personal médico en la zona según los cuales se están agotando los víveres y el material médico.

Amnistía Internacional no puede verificar estos informes ya que el gobierno de Sri Lanka ha acordonado la zona de conflicto y niega el acceso a ella a los trabajadores de las organizaciones de ayuda y a los observadores independientes de derechos humanos. La ONU informó en marzo de que desde principios de año habían muerto más de 2.800 civiles y habían resultado heridos más de 7.000.

Para AI el gobierno de Sri Lanka debe permitir el acceso de observadores independientes a fin de que la población civil se sienta segura si sale de las zonas controladas por los Tigres de Liberación. Éstos también tienen que garantizar que no se utiliza a civiles como barrera de seguridad contra las fuerzas del gobierno.

Rendición de cuentas en Chechenia

En Chechenia, Amnistía Internacional cree que no es posible la normalización del país sin plena rendición de cuentas por las graves violaciones de derechos humanos que se han cometido en este país asolado por dos guerras en los últimos 15 años. Amnistía Internacional responde así a la declaración de las autoridades rusas sobre la finalización de su “operación antiterrorista” en Chechenia.

Para Amnistía Internacional, sólo mediante investigaciones exhaustivas e independientes sobre las violaciones de derechos humanos que se han cometido y continúan cometiéndose puede recuperar Chechenia la normalidad y la seguridad.

Amnistía Internacional lleva años investigando constantemente casos de abusos contra los derechos humanos, incluidos crímenes de guerra, cometidos por las fuerzas federales rusas y los grupos armados chechenos. Entre ellos hay casos de homicidio indiscriminado, uso excesivo de la fuerza, muerte bajo custodia, tortura y malos tratos bajo custodia, homicidio ilegítimo, detención arbitraria, detención secreta, secuestro, desaparición forzada, amenazas a activistas de los derechos humanos, hostigamiento a familiares de presuntos combatientes y desalojo forzoso de personas desplazadas internamente.

Derecho de asilo en Turquía

En Turquía, según AI, todos los días, las personas que llegan en búsqueda de asilo arriesgan la vida, ya que las autoridades turcas no les prestan protección internacional. Turquía es el único Estado signatario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados que no reconoce, en la práctica, a los ciudadanos de países no pertenecientes al Consejo de Europa. Debido a ello, a un número creciente de personas que necesitan protección internacional, se les niega.

Según datos oficiales, mientras que en 2006 el ACNUR recibió 4.550 nuevas solicitudes de asilo de países no europeos, la cifra ascendió a 12.980 en 2008. La mayoría de estas personas procedían de Irán, Irak, Afganistán y Somalia. En Turquía, los solicitantes de asilo sufren graves restricciones de acceso a la salud, a una vivienda adecuada y al trabajo, lo que constituye una violación de las obligaciones contraídas por el país en virtud del derecho internacional. Además en muchas ocasiones son devueltas a sus países, donde están expuestas a sufrir graves abusos contra los derechos humanos.

Amnistía Internacional pide a las autoridades turcas que elaboren las leyes necesarias para garantizar el derecho al asilo.

Pena de muerte a personas con enfermedad mental en EE. UU.

Y terminamos hablando de pena de muerte, Amnistía Internacional y la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental han realizado un envío de más de 67.000 firmas al recién nombrado Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, para solicitar el cese inmediato de la ejecución de personas con enfermedad mental condenadas a pena de muerte y como paso previo a su abolición definitiva.

Amnistía Internacional y FEAFES se oponen a la pena de muerte en todos los casos y sin excepción, por considerarla una violación del derecho a la vida y del derecho a no sufrir penas crueles, inhumanas y degradantes. Esta oposición es aún más firme en el caso de personas afectadas por enfermedad mental grave, puesto que las ejecuciones se llevan a cabo sobre personas que no siempre pueden ser responsabilizadas de sus actos y, en algunos casos, no tienen acceso a procesos judiciales justos.

Desde que se reanudaron las ejecuciones en 1977 y hasta el 15 de abril, han sido ejecutadas en ese país 1.156 personas, entre las que se cuentan al menos cien personas con una enfermedad mental o problemas mentales graves diagnosticados antes de los delitos por los que fueron condenadas a muerte.

En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



202138informativoai.mp3
MP3 |3 MB




202137informativoai.mp3
MP3 |3.9 MB




202136informativoai.mp3
MP3 |2.9 MB

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | ... | 254