Esta semana hablaremos de racismo institucional en Austria; denunciaremos la preocupante situación de los derechos humanos en el Kurdistán iraquí; y haremos públicas las duras condiciones a que se enfrentan quienes defienden los derechos de la mujer en Nepal.

16 de abril de 2009
| Producción: URCM
| Duración: 00:05:55

Racismo institucional en Austria

Empezamos hoy en Austria. Amnistía Internacional ha denunciado esta semana el racismo institucional que impera en la policía austriaca y en el sistema de justicia penal del país. La organización ha pedido que se tomen medidas urgentes para garantizar que la policía y los órganos judiciales prestan el mismo servicio a todas las personas, independientemente de su origen étnico y del color de su piel.

Los prejuicios y estereotipos sobre los extranjeros y los grupos étnicos y religiosos diferentes, comunes en la sociedad, no pueden tener cabida en las estructuras encargadas de hacer cumplir la ley. La organización ha pedido a las autoridades austriacas que envíen a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y a toda la ciudadanía el claro mensaje de que los malos tratos a detenidos y los actos racistas están absolutamente prohibidos en todas las circunstancias y serán investigados y castigados como corresponda.

En un nuevo informe, Amnistía Internacional ha documentado casos de abusos y malos tratos racistas a manos de la policía austriaca, así como la ausencia de medidas en el sistema de justicia penal para tratar a las personas migrantes y a los miembros de minorías étnicas sin discriminación.

Sobre la base de sus investigaciones, Amnistía Internacional ha determinado que los austriacos que no son de raza blanca corren mayor riesgo de ser considerados presuntos delincuentes y maltratados por la policía. Asimismo tienen muchas menos probabilidades de conseguir que se investiguen con prontitud y de manera exhaustiva las presuntas injusticias de que son objeto y de que se ponga a los responsables a disposición judicial.

Derechos humanos en el Kurdistán iraquí

Viajamos ahora hasta el Kurdistán iraquí. A pesar de los avances en derechos humanos, aún sigue habiendo verdaderos problemas que el gobierno debe resolver con urgencia, como la detención arbitraria, la tortura, los ataques contra la libertad de expresión, y la violencia contra las mujeres.

Amnistía Internacional ha presentado un amplio trabajo de investigación durante una visita realizada a la región del Kurdistán iraquí en 2008, donde recoge muchos casos de personas detenidas y recluidas arbitrariamente por agentes, algunas de las cuales fueron torturadas o víctimas de desaparición forzada y cuya suerte y paradero sigue sin conocerse.

También se han documentado varios casos de mujeres asesinadas por familiares varones en 2008, como el de Cilan, de 23 años, estrangulada por su hermano, que sospechaba que mantenía relaciones con otro hombre. O el de Kowan, de 17 años, a quien mataron a tiros cuando pidió el divorcio a su marido. También hay informes de mujeres y niñas que se han suicidado debido a la violencia o a la amenaza de violencia por parte de sus familiares varones, como el de Rojan, de 13 años, que se mató prendiéndose fuego en marzo de 2008 para no verse obligada a casarse con un adulto.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades que redoblen esfuerzos para vencer la discriminación y la violencia contra las mujeres, y poner fin al círculo vicioso de los llamados homicidios en nombre del ‘honor’ y otras agresiones contra las mujeres perpetradas por hombres que desean su subordinación.

Situación de los defensores de los derechos de la mujer en Nepal

Y esta semana nos despedimos en Nepal, donde las mujeres también se enfrentan a graves riesgos ante la mirada pasiva del nuevo gobierno maoísta. Transcurrido un año de su victoria electoral y de asumir el poder, el gobierno de Nepal no ha traducido su retórica revolucionaria en mejoras reales en la vida de las mujeres.

Estas activistas desempeñan un papel decisivo en Nepal, donde muchas mujeres no conocen sus derechos y temen enfrentarse a la autoridad social y gubernamental. Sin embargo, muchas se han convertido en marginadas sociales por plantear cuestiones de violencia doméstica y sexual, y están expuestas a ser víctimas de intimidación, palizas e incluso a que las maten. Además, es frecuente que la policía se niegue a registrar denuncias o a investigar plenamente las agresiones u ofrecer protección.

Es el caso de Uma Singh y Laxmi Bohara. Ellas son las dos activistas de derechos humanos asesinadas en Nepal desde que el nuevo gobierno asumiera el poder, y todavía hoy no se ha haya hecho ningún intento real de investigar ni procesar esos crímenes.

Uma, joven periodista y activista, acabó asesinada por denunciar la violencia contra las mujeres en Nepal. Trabajaba para Radio Today FM y para la Red de Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres. El 11 de enero de 2009, un grupo de hombres la mató a machetazos. La mutilaron gravemente y murió camino del hospital, en Katmandú. Laxmi recibió una severa paliza y después fue asesinada por su esposo y su suegra en junio de 2008, porque no les gustaba el trabajo que hacía en defensa de los derechos humanos.

En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



202138informativoai.mp3
MP3 |3 MB




202137informativoai.mp3
MP3 |3.9 MB




202136informativoai.mp3
MP3 |2.9 MB

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | ... | 254